SOCORROOOOO!!!

Hola buenos dias!!!

     Es domingo, son las 10:30 de la mañana y estoy desayunando. Acabo de acordarme de algo que nos pasó el otro dia en la puerta de casa a mi hijo y a mi.

     Estabamos ultimando detalles para salir a subirnos al coche para ir al colegio, le puse el chaquetón a Jose Manuel, abrimos la puerta de la calle y cuando nos ya ibamos a salir, OoOOHH! allí estaba... "UN SALTAMONTES" 

     Manolo ya estaba en el coche esperandonos y le llamamos a voces: "¡Papiiiiiii, papáaaaaaaa!!!!....un saltamontes!!!
     El dichoso visitante estaba pegado en la cortina que tenemos en la puerta de la calle, y además para fastidiar, habia decidido posarse en el lado de la cortina por donde salimos, es decir, el lado de la cortina al que te coges para levantarla y abrirte paso para salir al patio. 
     Ese Manolo raudo y veloz vino un pelín asustado después de escuchar semenjantes voces desde la casa; hasta el coche arrancado se quedó en la puerta; y cuando llegó estabamos con la puerta casi cerrada y a traves del critalillo de la parte fija de la puerta de la calle le señalamos el problema.... a lo que él respondió:
.- Aiiiii señor!!!! por esto os poneis así? creia que os pasaba algo!!
     Después de regañarnos un pelín, nos salvo "la vida"..... estoy segura que aquel bicho nos habria atacado sin pensarselo.

     He oído en la tele; creo que era un reportaje pero no estoy segura; que los miedos en los niños son adquiridos, que se los enseñamos los mayores aunque sea inconscientemente, pues creo que es verdad, mi hijo tiene miedo a los saltamontes y eso lo ha aprendido de mi, pero es que no lo puedo evitar.. es superior a mis fuerzas!
     Tambien nos paso otro día que habia tendido la ropa que me iba a poner para la diálisis en el patio de delante para que se secara más rápido, mientras me duché y me preparé estuvo alli, tendida.
     Cuando termino de todo me dispongo a recoger la ropa y por ese miedo que tengo a los saltamontes siempre que recojo la ropa del tendedero la reviso minuciosamente antes de tocarla siquiera, ese dia no fue menos, la miré y remiré y no vi nada asi que la recogi, tampoco le presté demasiada atención porque tenia prisa por terminar de arreglarme puesto que de un momento a otro llegaría la ambulancia a buscarme... cogí la ropa, la puse sobre mi brazo, entre en casa y me giré para cerrar la puerta.......ahí empezó toda una batalla.
     Había saltado desde mi ropa al suelo, estaba atontado por el frío y no saltaba, se dedico a llegar al baño arrastrándose por todo el pasillo, no dio ni un mal salto. Llamé a mi hijo que estaba en el salón, para que lo viera pero al verlo se asustó y echo a correr para esconderse detrás de la rinconera. 
.- Mamá yo no quiero!! tu ve viendolo que ahora cuando se me pase el miedo ya voy.
     Estaba hablando con mi madre por teléfono cuando grité al verlo y pensar que había caido de mi ropa, y  también cuando el niño salio corriendo y dijo aquella frase incluso mientras lo mataba, asi que mi madre le respondió a aquella frase:  .- Pero nene, ¿tu no vas ha salvar a mamá? (eso viene a que cuando era más pequeño decia que él me cuidaría y me salvaa siempre), a lo que mi hijo respondió: .- No abuela, ahora viene papá y nos salva!...... 
     Lo que nos reímos!
 
     El bichejo llegó al baño y se metió dentro, entonces empezó a hacer amagos de querer saltar, pero no podía, era como si estuviera borracho y no coordinara, no era capaz de poner de acuerdo a sus dos patas traseras y programar un blinco (aaaahhh! me parece verdad) entonces armada de valor, cogi el insecticida y le eche tanto encima que parecia que llevara una túnica blanca; ya si que no podía, cada una de sus patas traseras se volvio independiente y se movian por libre, cada una para un lado, hasta intentó saltitos que no le sirvieron de nada porque unos minutos mas tarde calló. Cogí el cepillo de barrer y no conforme antes de decidirme a hacercarme a esa "alimaña" (bueno quizá me he pasado un poco, pero es que no lo soporto, nada mas verlos pienso en mi pelo suelto, y con uno enmarañado en él con esas patas y me dan los mil temblores, pánico) le arreé tal cepillazo que lo terminé de arreglar... ya despatarrado del todo lo barrí hacia la calle y acabó nuestro encierro en el salón...sí, en el salón nos tenia retenidos...

     Bueno y después de las historias de los saltamontes me despido, espero no haberos aburrido demasiado, son anecdotas de las que me voy acordando y voy a ir escribiendo en mi blog, para que no siempre sea el perfil de alguien que va ha diálisisy tiene momentos de inspiración sobre su enfermedad, esto también es el sitio donde escribo cosas graciosas, porque al fin y al cabo no soy solo una persona en diálisis, si no también una chica de 29 años que tiene una vida como cualquier otra!!

Un saludo fuerte y... a vivir que la vida son dos días!!

P.D. Cuidado con los bichos!!! jeje ;-)

Comentarios

Entradas populares